Cine Críticas

Crítica de Robin Hood: Robará a las masas para enriquecer a los estudios.

Posiblemente la mejor versión del forajido conocido como “Robin Hood” es la adaptación en ” Las Aventuras de Robin Hood” de 1938, protagonizada por Errol Flynn y Olivia de Havilland. La película comienza con un punto de giro interesante, y utiliza a sus protagonistas para avanzar la trama metódicamente. Quizás lo más importante es la autoconciencia de la película ya que la historia clásica de Robin Hood siempre ha sido mejor contada enérgicamente y con sentido del humor, y esto es exactamente lo que el clásico nos dio.

Si tan solo esta película hubiera seguido la plantilla de 1938… Sin embargo esta nueva adaptación es el despropósito obvio de un gran estudio para volver a contar la leyenda de Robin Hood en una forma moderna y atraer audiencias jóvenes. Esto se refuerza a través del vestuario steampunk  y el peso del papel protagonista en Taron Egerton. Además, la película establece el romance entre Marion y Robin Hood como un elemento clave, y la presenta como, esencialmente, la única motivación de Robin para casi toda la película y no la tradicional motivación altruista del personaje de robar para los pobres. Esta no es una decisión intrínsecamente mala, pero la película no presenta su relación de manera convincente o interesante. No hay razón ni fundamento para que nos sintamos comprometidos con la motivación de Robin y por lo tanto con su historia.

Taron Egerton in Robin Hood (2018)

Los efectos están al borde de una película del estudio Asylum. Funciona bien al incorporar una gran cantidad de piezas detalladas, que crean un entorno creíble, pero en las ocasiones en que se usa la pantalla verde, sin embargo, nos recuerda a una precuela de Star Wars de comienzos del 2000. Mientras la relación entre el  Robin Hood de Taron Egerton y el Pequeño John de Jamie Foxx es un tanto competente, las secuencias de batalla se disparan sin sentido y sin dirección ni enfoque.

Una cosa con la que esta película lucha inmensamente es la construcción de personajes. Como se mencionó anteriormente, no hay profundidad en el romance entre Robin Hood y Marion. Pequeño John y Robin Hood, a pesar de todas las escenas que tienen juntas, no tienen una conversación real. Sentí que John era el único personaje por el que incluso se podía llegar a empatizar un poco, porque era la única persona con una historia de fondo.

Eve Hewson and Taron Egerton in Robin Hood (2018)

Habría que compararla también con la colaboración entre Russell Crowe y Ridley Scott, otro intento de traer al personaje a la modernidad allá por 2010 y que tampoco dio resultado, ya que apostaba su éxito en el resultado que dio Gladiator, la primera colaboración de ambos. Pero lo único que vimos fue un Robin Hood que parecía perder el aliento cada vez que corría por un ligero problema de edad y sobrepeso.

Russell Crowe in Robin Hood (2010)

Quizás después de Errol Flynn, la dirección más correcta era la conseguida en la adaptación de 1991 de Kevin Reynolds, protagonizada por Kevin Costner, al menos esta película nos dio una de las mejores bandas sonoras de esa década y un Robin Hood cuyo casting era la unión perfecta entre experiencia y juventud. Además de contar con un elenco de apoyo que te hacía querer a toda la pandilla.

Kevin Costner in Robin Hood: Prince of Thieves (1991)

Sin duda esta adaptación es una película pobremente escrita, convulsa y barata. No estoy diciendo que no haya elementos convincentes, pero en última instancia, esos fueron atascados por la mala dirección de la película.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: