Filmmaking

Quiero hacer cine y no tengo dinero ¿Qué hago?

¿No está seguro de cómo poner en marcha tu proyecto sin presupuesto? Mira los recursos a tu alrededor.

Después de meses de correr esa idea en tu cabeza, arrojándola contra las paredes de tu cerebro, finalmente has encontrado algo que parece correcto. Ya sea un personaje, un punto de la trama o una trama completamente desarrollada, te encuentras listo para crear algo.

Y entonces la verdad llega: cuanto más observas la idea, más difícil es comprender cómo puedes llevarla acabo. Hay que tener en cuenta los costos de la cámara, los costos del equipo, los alimentos, los gastos de ubicación, sin mencionar el seguro ¿Cómo lograrás que tu proyecto despegue? Después de meses de escribir mi cortometraje Albayalde, una pequeña historia sobre una mujer que tiene un accidente y queda desfigurada (ya que me había quedado sin dinero después de mi largometraje), yo estaba en el mismo barco. La idea de la imposibilidad del proyecto se deslizó en mi cabeza. Finalmente, realicé el recorrido y me di cuenta de los puntos importantes mientras rodé mi proyecto sin presupuesto.

La historia es rey

Muchas veces, me encuentro despierto a altas horas de la noche escribiendo escenas que parecen perfectas (casi demasiado perfectas) antes de que mire en el espejo y me pregunte, “¿Cómo diablos voy a lograr esto? ¡No tengo dinero! “Deténte allí mismo.

Uno de los mejores consejos que puedo darte es seguir escribiendo. La habitación del escritor es el lugar para dejar volar tu imaginación. Es el lugar para desarrollar los mejores personajes y las escenas más icónicas.

Construye una historia que hable por sí misma, aliméntala con todo lo que puedas comprender y házla fuerte. No retrocedas por miedo a un presupuesto o restricción de localizaciones. Construye a tus personajes, sigue su arco hasta el final, y sueña con los mejores escenarios, accesorios y lugares que impulsarán la historia. El guión es la piedra angular de cualquier película, serie o cortometraje, por lo que debes centrarte en la hoja en blanco y dejar que la historia guíe tus decisiones, no tus bolsillos.

Pide ayuda

Soy ese tipo de persona que lucha por mover un mueble solo . Incluso con la casa llena, prefiero hacerlo por mi cuenta. No seas como yo y mi sofá cuando hagas tu película. Hay personas a tu alrededor. Algunos de ellos están dispuestos a ayudarte, otros no tanto, y algunos simplemente son extraños, pero como un artista independiente, que vas comenzando y sin ningún peso, dólar o euro en el bolsillo, es importante que te abras y pidas ayuda. Te sorprenderá quién tiene un amigo con un Mustang o quién conoce al dueño de ese famoso restaurante que sería el escenario perfecto para un encuentro. Preocúpate por defender tu trabajo y pedir ayuda. A la gente le encanta creer en alguien que cree en sí mismo.Las redes sociales son una herramienta increíble, pero también lo son las interacciones cara a cara.  abierto a las citas en el café y favorezca los intercambios. Si hay algún indicio de que alguien puede ofrecer ayuda, comunícate con ellos y trátelos. Nunca se sabe qué sucederá cuando esas puertas se abran.

Crea tu mejor equipo

Una buena película vive y muere con el equipo. Cuando empieces a elegir personas para trabajar en el proyecto contigo, hazles saber dónde necesitas ayuda. Agregar personas bien conectadas a tu equipo puede completar muchos espacios en blanco. Un director de fotografía con experiencia será fundamental para ayudarte a elegir las mejores herramientas para transmitir tu historia. Tal vez no puedas encontrar la ubicación perfecta dentro del presupuesto, pero tu decorador ha trabajado con alguien que conoce a la persona correcta.  También es importante reconocer los rasgos en amigos que ya creen en ti. ¿Conoces a alguien que pueda convencer a alguien de algo incluso si saben que están equivocados? Tal vez esa persona esté dispuesta a producir para ti. ¿Conoces a alguien que siempre vista bien? Quizás le interesa diseñar el vestuario ¿Qué pasa con alguien que odia llegar tarde y siempre mantiene a la gente a raya? Tal vez ese es el ayudante de dirección perfecto para ti.

El tiempo es mejor que el dinero

Elige dos de los tres: bueno, barato y rápido. Tienes que sacrificar uno, y si quieres hacer algo bueno y barato, no va a ser rápido. Siéntate a reflexionar sobre esto por un momento. Es importante usar tu tiempo como recurso; es tan valioso como el dinero. Si bien no debes apresurarte en el proceso, tampoco te tomes ningún descanso. Debes trabajar todos los días hasta que la boca te sepa a sangre y cruces todos tus límites. Cuando no tienes dinero, el tiempo es tu amigo. Tienes más que suficiente para trabajar. Sé paciente, sé persistente y sé positivo. Establece metas y trabaja para alcanzarlas en las fechas especificadas, pero ten en cuenta que es mejor retrasar una fecha que gastar el dinero y perder la ubicación.

Sé flexible e innovador

Se te fue la cabeza en el guión y escribiste la explosión de un coche en tu pequeña película independiente. Debes estar dispuesto a encontrar formas nuevas e interesantes de obtener la misma emoción de esa escena sin llevar a tu productor a un punto de ruptura o cometer un incendio. Cuando George Lucas filmó La Guerra de las Galaxias, tomaron la idea de una base espacial armada del tamaño de un planeta y la redujeron al tamaño de un lugar de estacionamiento. Cuando Spielberg zarpó en Jaws, el tiburón gigante simplemente no funcionaba, por lo que lo descartaron en su mayor parte y dieron paso a uno de los logros cinematográficos más aterradores en el cine, la mayoría de la gente alegaría que no ver al tiburón es la mejor parte. Recuerda, la historia es clave. Si bien un automóvil explotando podría ser genial, ¿hay algo que cueste menos y se adapte mejor al desarrollo del personaje y la evolución emocional? No tengas miedo de probar cosas nuevas, supera los límites y deja que tus obstáculos te lleven a la innovación. Muchas de estas son lecciones que continúo aprendiendo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: