Cine Críticas

Crítica de Roma de Alfonso Cuarón

¿Qué decir de “Roma”?  A nivel técnico, esta película sobresale. En términos de cinematografía, dirección, edición, diseño de sonido y arte, ambientación, graduación de color y, especialmente, actuaciones, está más allá de la perfección. Cuarón usa tomas extremadamente largas para evocar ciertas emociones y trasladarte al México de los años setentas. Los personajes se sienten reales, sencillos y consumidos por una sociedad clasista que palpa un cambio.

Cuarón logra trasladar la belleza y brutalidad del realismo mágico latinoamericano a su película. Estamos ante un ejercicio de cine cruel, como el que se ofreció en el periodo de tiempo en el que está desarrollada la historia: Taxi Driver, El Padrino, Tiburón, La naranja mecánica, China Town, El Exorcista. Lo mejor del cine, pero el cine que no es fácil de digerir.

Objetivamente, es una de las mejores películas de 2018 y es algo que realmente hay que ver en la pantalla grande para apreciar todo el amor de Cuarón por el detalle y el simbolismo.

Roma es una película llena de tonos y emociones. Hay muchos momentos que son incómodos, divertidos y peculiares. Estos momentos permiten que estos personajes se sientan lo suficientemente cómodos como para mostrar sus lados espontáneos y optimistas. Y luego hay algunos en los que la historia da vueltas oscuras que brindan un gran golpe emocional.

Es poéticamente hermosa. Cada tiro de cámara de la película se siente como un personaje más, otro miembro más de la familia que atestigua los sucesos que están ocurriendo, al igual que cada localización. Esas tomas que se toman su tiempo muestran qué tanto está sucediendo en el fondo a través del sonido:  multitudes, perros que ladran, pájaros que cantan y hasta aviones. Estos elementos no se sienten como distracciones porque la forma en que Cuarón dispara cada cuadro (ejerce también como director de fotografía esta vez) los hace sentir como si fueran piezas clave del arte en movimiento. A medida que la cámara recorre lentamente el interior de la casa familiar y el exterior de la ciudad y los paisajes de México, la capacidad de Cuarón para mostrar,  y no decir,  te sumerge en las rutinas diarias de la familia, pero también en un clima político que alcanza un nuevo hervor.

La imaginería digital en blanco y negro hace que Roma se sienta como si te introdujeras en una fotografía antigua que es examinada con lupa para descubrir cada detalle de la sociedad mexicana.

Alfonso Cuarón and Yalitza Aparicio in Roma (2018)

Anuncios