Cine Entrevistas

Los 5 consejos que aprendí sobre hacer cine con Rodrigo Sorogoyen, nominado al Oscar a mejor cortometraje de ficción

Rodrigo Sorogoyen es un director de cine español conocido por Stockholm(2013), Que Dios nos perdone(2016) y Madre(2017). Con éste último trabajo ha sido nominado a los Oscar este año en la categoría de mejor cortometraje de ficción. Él ha trabajado en televisión, hecho cine independiente y películas de estudio. Si observas su carrera podrás encontrar cosas realmente interesantes. Este año el cineasta fue galardonado con el premio Goya a mejor dirección de cortometraje de ficción. Definitivamente es una de las promesas del cine español y un cineasta al que tener como referencia ya que ha sabido crecer y desarrollar películas que pueden parecer simples a simple vista, pero en las que si rascas el barniz encuentras la amalgama perfecta entre arte y entretenimiento.

Hace un par de meses tuve la oportunidad de entrevistar a Rodrigo Sorogoyen para Tras la Cámara.  Estás son las 5 preguntas que más considero que pueden ser interesantes para el crecimiento de un cineasta que empieza, echa un vistazo:

Sabemos que el cine es colaborativo, pero no democrático. ¿Dónde crees que está la línea que divide el trabajo del director del director de fotografía o el director de arte… o incluso de los actores?

Obviamente la línea la marcamos el director de foto y yo; o el actor y yo; o el director de arte y yo. Hay veces que es difícil de marcar, pero mi línea ideal es en la que colaboramos un codo con codo, la otra persona entiende perfectamente lo que yo quiero contar ( que a veces no se consigue, es un gran reto) y una vez se sabe, esa persona ofrece su máximo y yo soy el que tiene la última palabra. Evidentemente yo también le doy a él mi máximo y yo soy el que decide. Si él con su máximo hace que yo esté callado, enhorabuena, bienvenido.

Hay muchas veces en que el actor puede estar perdido y yo puedo acudir y dar una directriz y que el actor piense “ Ostia, lo tengo” o bien, que yo esté perdido y el director de fotografía me diga “ y si ponemos la cámara allí” y yo piense “ pues sí, perfecto”.

Creo que es una línea, no difusa, sino muy clara; pero que también es muy movible.

¿Cuál crees que es la mayor ventaja de un cineasta y la mayor adversidad?

Esto es para mí subjetivamente:

Creo que las mayores ventajas que puedes tener son los colaboradores, vamos, mis compañeros. Yo pongo mucho interés en quiénes son mis colaboradores; ya sea equipo artístico, actores o equipo técnico. Obviamente no todos y cada uno, pero sí con los que más relaciones estrechas tengo; es decir, los jefes de equipo: El director de fotografía, el equipo de dirección, el montador, el músico. Para mí, creo que gracias a ellos, hago la película que quiero hacer y la película obtiene la calidad que quiero que tenga.

En cuanto a la mayor adversidad es el dinero. Es decir, la falta de dinero , la falta de recursos porque siempre falta algo, nunca es el presupuesto que uno desea. Siempre hace falta más… no pasa nada, es algo que sabe todo el mundo. Y lo intentamos manejar, hay que manejarlo bien: con buenas colaboraciones, con astucia, preparación, con conocimiento. Pero. . . la falta de dinero y presupuesto, según en que proyecto… pero vamos. .. demasiada falta de dinero puede condenar un proyecto. Hay que hacer las cosas bien. Nunca debes de decir sí, y eso yo lo he visto, nunca en mis trabajos, pero sí cuando he trabajado en televisión. Nunca se debería decir sí a algo que no se puede hacer. Porque todo se puede hacer con poco dinero, pero está claro que ya te estás cargando el producto final desde el inicio y eso no puede ser.

 ¿Cuál crees tú que es ese error que todos los cineastas siguen cometiendo pese a la cantidad de experiencia? 

Que quede claro que no es el que creo que todos siguen cometiendo. Pero sí que creo que es del que muchos abusan o en el que muchos caen y supongo que yo podré caer también… y haré y pondré toda mi atención en no caer en un acomodamiento; igual que le pasa a un cineasta, como le pasa a otro tipo de trabajador.

La propia experiencia, la propia edad, la propia inercia, la propia rutina hacen que creas, que tengas la sensación (incluso sin preguntártelo) de que lo sabes todo… o que sabes mucho, que sabes demasiado. Y eso en el cine , en el arte es muy peligroso porque es un arte en constante movimiento y es algo que muchos cometen y puede que yo lo esté cometiendo ahora, porque muchas veces se comete sin darse uno cuenta. Y es eso, acomodamiento y no querer explorar, no querer avanzar, no querer innovar y eso hace que termines el mismo trabajo o un trabajo con las mismas herramientas básicas, lo cual resulta repetitivo y que creas que lo que antes funcionaba, funciona ahora.

¿Cómo sabes cuando la historia está terminada, cuándo avanzar?

Es una pregunta muy difícil, pero siempre hay algo que te lo dice. Siempre te puedes equivocar, pero tienes que fiarte de tu experiencia y tu intuición. También es cierto que una historia no tiene que estar acabada siempre , tanto en guión como en rodaje. Son tres procesos tan distintos la escritura, rodaje y montaje.

En la escritura y montaje la clave es reposar. Siempre habrá cosas que cambiarías, siempre habrá procesos en los que no estés seguro de muchas pequeñas cosas y la clave, vamos, el único consejo que yo puedo dar porque es dónde está tu intuición es: reposar. O sea, eso sí que es seguro y es clave. Dejas de escribir y montar y reposas el mayor tiempo posible,siempre que puedas. Si puedes un mes, un mes. Si puedes 6 meses ,6 meses…aunque es algo muy difícil en la industria.

Si fueras Kubrick o Terrence Malick y puedes darte el lujo reposar 6 meses, te diría que pares 6 meses. Como eso en el 99% de los casos es imposible, reposa el máximo de tiempo que te den. Si te dan un máximo de dos días, que sean dos; si te dicen que puedes reposar dos semanas, que sean dos. A eso me refiero yo. Con “Que Dios nos perdone” yo lo pasé muy mal en la fase de montaje y siempre creí… creo que hubiera sido una mejor película si yo hubiera conseguido…si yo hubiera peleado por más tiempo para el montaje final. Y en “El Reino” que es la película que estoy terminando ahora, yo ya sabía que eso no me podía ocurrir, lo peleé y de repente los jefes nos pidieron que acabase el montaje, recuerdo que era en navidad, y yo dije “no, me voy de navidades”. Conseguí que cuadrara, porque sabía que en los días de fiesta no íbamos a poder trabajar y me desaparecí durante quince días, y esos quince días no toqué la película, no vi nada y a la vuelta pudimos seguir montando. O sea en ese caso, ¿cómo lo sabes? La intuición te lo dice, pero la mejor forma, y espero haberte respondido a la pregunta, es con distancia.

¿Qué pasa? Que en rodaje no puedes hacerlo. Por eso es tan fascinante el cine y tan difícil. Son procesos tan distintos. Tú puedes estar muy cómodo y tomar muy buenas decisiones en montaje y no tomarlas en rodaje y al revés: puedes tomar buenas decisiones en rodaje y en montaje cargarte la película. ¿En rodaje cómo lo sabes? Hay veces que se sabe y muchas que no. Yo me cubro mucho, intento rodar mucho, muchos planos y muchas tomas. Las necesarias. Si no puedes saber si está terminada, por lo menos que sepas que tienes suficiente material para en montaje arreglarlo. Eso es mi consejo. Cuando te vas de una escena pensando “lo tengo “ creo que esa es la clave, pero nunca sabrás si aciertas (aunque hay veces que sí ), pero en general piensas “ tengo mucho material para que esto se salve” En rodaje es una cuestión de experiencia, intuición y pasarse. Intentar que la duda no exista.

¿Qué consejo le darías a un joven cineasta? 

Pues le diría que no deje nunca de rodar. Que no deje nunca de aprender, se aprende rodando, se aprende viendo, se aprende hablando con otros. O sea que la pasión nunca disminuya; que no crea que lo sabe todo, porque no sabemos nada. El otro día escuché una entrevista a Alex de la Iglesia y dice que se sigue sintiendo un aprendiz y obviamente lo comparto. Y por otra parte le diría que no sea inoperante, inefectivo; ósea rueda, equivócate. ¡Rueda, rueda ,rueda! Muestra tus proyectos a tus amigos y que ellos sean los que te digan “esto está mal” y que tu digas “ es cierto”.

Conozco a muchos escritores o cineastas que por no atreverse a ese fallar, a ese mostrarse, a esa exposición han dejado de hacer cosas durante años y un día se despiertan y no han hecho nada. Ese es el gran error del artista: “Yo soy muy bueno, creo que tengo potencial, pero no enseño nada” así que rueda, equivócate y de allí saldrán muchísimas cosas: saldrá el aprendizaje; saldrá tu verdadera consciencia, decir “valgo o no valgo” porque también es muy honorable, muy loable decir “ me encanta el cine, me encantaría hacerlo… pero no valgo” y es allí dónde descubres para qué vales. Porque uno va pensando “ Yo quiero ser director” y entonces te paras a pensar y dices” pues no chico, no vales para director…¡pero eres un gran Script!” y te encanta el cine y el cine es un trabajo de equipo, por lo que acabas siendo muy válido para un director y para una película.

Entonces es : rodar, rodar , ver películas y nunca dejar la pasión, porque si eres un joven cineasta y no tienes pasión, estás muerto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s