Cine Entrevistas Filmmaking

Entrevista a Néstor López, Director de Cine

Néstor López es un joven Director de Cine, Realizador, Guionista y Ayudante de Dirección.

Ha trabajado en varios largometrajes como Ayudante de Dirección y en varios proyectos, entre ellos el último de Mariano Barroso (Ganador de dos Goyas), “Media hora (y un epílogo)”, etc. Y en decenas y decenas de cortometrajes como “Vida en Marte” (Luis Callejo, Marina Salas), “El Atasco” (Belén Rueda), “Cortopatía”, “La Lección” (Juan Fernández, Jaime Pujol), “Amancio” (Felipe Vélez).

A los 17 años comenzó a escribir guiones de “Stand Up Comedy” y a los 19 años ya actuó para el canal de TV“Paramount Comedy”.

Ha sido consultor y analista de guiones, así como Jurado de Diversos Festivales (Festival de Hermosillo, México y Cortoespaña).  Ha dirigido el Departamento de Comunicación de La Factoría del Guión y profesor de Guión Cinematográfico en Medio Visual Studios y en UNIR (Universidad Internacional de la Rioja).

Es Director/Realizador freelance con años de experiencia. Dirigiendo dos documentales corporativos para la OMS, y realizador de audiovisuales y publicidad. Ha dirigido y escrito guiones para Coca-cola, BBVA, Acciona o Roche. También ha sido operador de cámara en Contramedia Films y programas de Atresmedia

Entre sus principales cortometrajes está el premiado e internacionalmente reconocido cortometraje “82 años” protagonizado por Manolo Zarzo ( número 39 de la academia de Cine y leyenda del cine español), ganador del festival de cine “Circulo de Arte” (Toledo) y el WWFF en EEUU, entre otros. Y “Al Otro lado del Escritorio”, finalista en el Festival de Cine de Castilla y León.

En 2016, con solo 23 años crea la productora de cine y audiovisual Filmakers Monkeys.

Actualmente es el director de los audiovisuales de “¡Arrea!”, musical del mítico grupo Mama Ladilla, a la vez que prepara la producción de su primer largometraje como director y sus tres siguientes largometrajes como Primer Ayudante de Dirección en 2018. 

1. ¿Cómo y cuándo comienzas tu andadura como director de cine?

 

Una cosa es cuando la empecé y otra cuando pude empezar. Yo siempre quise ser director de cine, desde que tengo memoria, pero es algo que realmente no te lo crees del todo y lo dejas como una especie de hobbie y decides algo que tenga una formación reglada y con “estudios”.

Fui bastante infeliz eligiendo a los 17 años una carrera (Química) que no tenía nada que ver con lo que yo era realmente, simplemente porque es el camino a llegar, la terminé abandonando a los 19 y decidí que o sería director de cine o me moriría en el intento, no me di más opciones. Así que en 2012 con 19 años y cero euros lo dejé todo para irme a Madrid a formarme en cine, en 2015 comencé con mis primeros proyectos y en 2016 fundé mi propia productora, Filmakers Monkeys, además de empezar a hacerme un nombre como director y realizador, de lo que vivo desde entonces. Fue la mejor decisión de mi vida, que en ese momento lo ves como un abismo pero si te lo curras acabas consiguiendo cosas. Me sentí director de cine por primera vez de verdad en 2015, cuando me dieron mi primer premio en un festival con mi primer cortometraje “82 años”.

2. Sabemos que el cine es colaborativo, pero no democrático.¿Dónde crees que está la línea que divide el trabajo del director del director de fotografía o el director de arte… o incluso de los actores?

 

Tal como lo veo depende del estilo y de cómo ve el proyecto cada director. Para mí sí hay ciertos límites, y existe la negociación, la cual tienes que aprender a manejar con soltura.

Como director no puedes perder el norte de tu proyecto, ese es tu objetivo total, y tienes que manejar emociones, egos y talentos de un buen puñado de personas que no siempre están en su mejor momento. El cine es quizás el único arte donde el artista de la obra no trabaja solo, sino que necesita un equipo para realizar su idea, porque si no es inviable. La línea acaba cuando el director ha sabido transmitir su visión, a partir de entonces la idea ya no le pertenece tanto y pasa a formar parte de un departamento que tiene que conseguir y mejorar esa visión, con los actores igual. Para mí sí es importante dejar parte creativa en otras personas porque acaban mejorando lo que tú haces, y más cuando estás empezando. Ser director de cine es como Oliver Twist y su castigo de pintar la valla, tú tienes un objetivo, tienes que inyectarle a un equipo para conseguirlo mientras tú te aseguras de que se está pintando la valla correcta.

3. ¿Cuál crees que es la mayor ventaja de un cineasta y la mayor adversidad?

La mayor ventaja de este trabajo es que trabajas por proyectos que comienzan y terminan y luego pasas al siguiente. Eso te permite conocer mundo, ideas, adentrarte en formas de pensar, conocer personas… tu mundo interior crece y permite experimentar. Tu nivel de empatía con otras personas o culturas puede ampliarse tanto como lo permitas.

La adversidad más grande que me he encontrado han sido dos, y ninguna de ellas es el dinero. Por un lado es la cantidad de estrés y presión a la que puedes estar sometido durante una producción, es un daño colateral del visionario de la obra, por eso es importante cuidar la estabilidad emocional. Y por otro lado la paciencia. La paciencia para sacar la mejor idea posible, la paciencia para conseguir la financiación, la paciencia para conseguir la toma adecuada, la paciencia de todo, hay que trabajarlo.

4. ¿Cuál crees tú que es ese error que todos los cineastas siguen cometiendo pese a la cantidad de experiencia?

Cuando no era profesional veía las cosas desde otro lado y era más fácil criticar el trabajo de otros cineastas. Desde que comparto oficio comprendo casi todos los errores o decisiones.

5. ¿Cómo sabes cuando una historia está terminada, cuándo avanzar hacía un nuevo proyecto?

Las historias no las he terminado nunca, todas las he abandonado, porque si no jamás las acabaría. Cuando ya el montaje final no me sorprende y ha perdido todo interés para mí es cuando lo doy por acabado, esa historia deja de pertenecerte y ya pasa a manos del público. En ese momento sabes cuál es el siguiente porque el cuerpo te lo pide.

LOC_1773.JPG

6. ¿Cuál es tu filosofía en la vida que influye en tu trabajo creativo?

La persistencia y “partirme el culo” con lo que hago. Si no me divierto y me río no me genera interés y se convierte en un trámite, no en una pasión. Y la persistencia es algo que no puedo evitar, es lo que me ha llevado a conseguir casi todo, hasta que no consigo el objetivo no paro, eso me vuelve muy creativo, pues se suelen complicar las cosas y tienes que aplicar nuevas soluciones.

7. ¿Cuánto crees que el comercio afecta tu arte? O dicho de otro modo: ¿Cuánto tienes que comprometer de tu visión por las restricciones financieras? ¿Crees que es un problema exclusivo de España?

 

No, es un problema mundial porque el arte, entre otras muchas cosas, está totalmente mercantilizado con lo cual se valoran las obras por su poder comercial. Es algo que forma parte del sistema que nos rodea, y es algo que tienes que llegar a aceptar como artista, tus obras tienen que tener su lugar en el mercado, sino se acabó tu obra y hasta luego, ¿quieres ser cineasta? Conoce el mercado, no nos queda otra, hay que ser pragmático.

8. ¿Nos podrías hablar un poco sobre tu próximo proyecto?

Actualmente estoy preparando mi primer documental y mi primer largometraje de ficción. Del segundo aún no puedo decir nada por un tema legal pero del primero sí, se titula “The Peace Shooter” donde básicamente le hemos dado la vuelta al término de “fotógrafo de guerra”, es un estudio sobre la viabilidad del pacifismo en detrimento

de la naturaleza humana o viceversa, el proyecto sigue a Pepe Castro, nuestro protagonista, y es el primer proyecto de cine que reúne a los Premios Nobel de la Paz, pues su testimonio es parte vital de la historia.

9. ¿Hay alguna pregunta o tema que siempre te hubiese gustado responder o compartir y quieras hacerlo con nosotros?

 

Sí, me gustaría hacer del cine algo cada vez menos elitista. El cine es una industria hermética pero hay formas de entrar. Muchos referentes son hijos de alguien importante o pueden costearse años y años de lucha en el cine, porque el cine es caro, muy caro. Yo he conseguido vivir de esta industria sin ser nadie y sin tener dinero, no sin ayuda claro, y sin meterme en bastantes líos, pero se puede conseguir, mi padre es policía municipal y mi madre barrendera, y llegué a deber miles de euros con solo 20 años. Se puede vivir del cine y del audiovisual. Todo lo que he aprendido ahora voy a dedicarme a enseñarlo, es mi grano de arena en esta idea, voy a enseñar a través de cursos y vídeos Cómo vivir del cine y del audiovisual y he de decir que el curso se lanzará en pocas semanas.

10. ¿Qué consejo le darías a un joven cineasta?

Haz cine, empieza a hacerlo ya, no esperes el mejor momento ni a que te “descubra” alguien, haz algo ya, pero haz algo que te divierta todos los días.

Foto Néstor López.jpg

Anuncios

Un comentario

  1. Querido cineasta, esta entrevista tiene varias faltas de ortografía…como cuando escribes “vaya” en vez de valla (en la referencia a Oliver Twist). Por lo demás, excelente.

    Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s