Filmmaking

6 factores que impulsan nuestra creatividad como cineastas

En los últimos seis años, me he volcado hasta la saciedad en el oficio de hacer cine. También he estado viendo cómo Internet se ha convertido en la fuerza dominante en la forma en que consumimos, aprendemos y compartimos nuestros proyectos. Diablos, esa es la razón de este Blog.

Últimamente, he estado profundizando en la naturaleza de la creatividad en sí misma, tratando de descubrir no solo cómo puedo ser más creativo y productivo de manera constante, sino también como sobre llevar las críticas .

Hablando con colegas de la industria y a raíz de varias entrevistas a profesionales que he hecho para este Blog, he llegado a ciertas conclusiones, aquellos puntos en común en los que todos los cineastas ( o artistas en general) solemos caer cuando se trata de la búsqueda de creatividad.

Se trata de no parar: Nadie nace sabiendo. Sólo somos buenos en las cosas a raíz de la práctica que ejecutamos de manera deliberada y constante. Hacer cine no es una excepción. Si somos honestos y no lo hacemos romántico, hacer una película es un proceso complejo, multifacético y altamente técnico en el que pocas personas son naturalmente buenas. De ello se deduce que es un buen cineasta aquel que practica y se preocupa por mejorar. Ojo, practicar no es hacer por hacer. Es ser consciente de lo que se está haciendo e ir mejorando en cada proyecto.


El fracaso es la forma en que crecemos como artistas: el fracaso es el motor que impulsa el progreso, y el éxito es el resultado inevitable del fracaso hasta que lo logras. Ensayo y error.


Encontramos nuestras voces únicas probando cosas nuevas:
Se trata de inspirarse en todos los lugares posibles, probar cosas nuevas y experimentar con nuevas ideas. A través de este proceso, avanzamos hacia una voz y un estilo que sea realmente único. Cuantas menos cosas nuevas probemos, más lenta será nuestra maduración artística.


Las limitaciones nos obligan a ser creativos, y la verdadera creatividad genera éxito: muchos de nosotros nos lamentamos por el hecho de que no tenemos los mismos recursos disponibles que otros cineastas. Sin embargo, en verdad, la mayoría de los cineastas exitosos comenzaron con pocos recursos, pero a través de su ingenio y ética de trabajo, avanzaron hacia su éxito actual. Si eres capaz de canalizar tus restricciones y limitaciones en creatividad, estás muy por delante de todos los que se quejan de que no tienen la cámara correcta o el dinero suficiente.


Los intervalos de atención son cada vez más cortos: esto es cierto independientemente de si eres escritor, cineasta o cualquier otro tipo de creador de contenido. Nos guste o no, internet nos hace distraernos más fácilmente que nunca, y eso representa un gran obstáculo para las personas que intentan destacarse. Sintetizar una idea o concepto en la mayor brevedad posible, es un reto que no cualquiera consigue. Una vez que seas capaz de dominar la narrativa de historias en cortos de poca duración, podrás desarrollarla en proyectos de envergadura más grande.


El tiempo es valioso, y necesita ser invertido sabiamente: este es bastante explicativo. El tiempo, a diferencia del dinero, es un recurso no renovable. Una vez que lo has gastado, se ha ido para siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s